Coronavirus: ¿Nos enfrentaremos a una posible devaluación del euro?

Hundimiento de la economía

Euro
Propietario de la imagen
Imagen de ilustración

La devaluación de una moneda

La devaluación consiste en una operación mediante la cual el Banco Central que controla dicha moneda, disminuye el valor nominal de la moneda con respecto a otras monedas extranjeras. Esto lo hace normalmente con la impresión de más billetes e inyectándolos en el sistema financiero.

Una devaluación de moneda puede ser la solución al estancamiento de un producto nacional o la pérdida de empleo por la entrada de nuevos competidores extranjeros al mercado, pero si nuestra economía no es autosuficiente, esta devaluación de moneda puede ser contraproducente.

Como todo en el campo económico, esta situación depende del contexto que presente el país, como se ha dicho anteriormente. De nada serviría aumentar las exportaciones o la demanda para el producto nacional, si muchos de los bienes de consumo que se comercializan en nuestros mercados no poseen alternativa de fabricación nacional, es decir, la devaluación del valor de algunos productos podrían representar el encarecimiento de otros, con lo que podría darse una situación de pobreza.

Una solución que, a priori, puede parecer la solución para la economía del país, pero que puede crear serios riesgos de debacle para la economía. Una devaluación de moneda en un contexto tan incierto como el que vivimos hoy en día puede ser muy arriesgado ya que el dinero que seguirían percibiendo los ciudadanos se mantendría constante, pero habría tenido una pérdida de valor internacional, es decir, el mismo dinero representaría mucho menos en el panorama internacional debido al cambio con otras divisas.

El efecto del coronavirus, muy presente

Si bien el precio del petróleo es una de las razones que empujan a la baja a los mercados de renta variable, Joaquín Robles, de XTB, anima a no perder de vista que el coronavirus persiste como razón también fundamental del nerviosismo en los mercados. El coronavirus se ha expandido más, lo que ha llevado a algunos países, como a Italia, a tomar medidas muy drásticas, que ya ha sido imitadas por el  ser imitadas por el Gobierno de España, lo que puede incrementar el efecto en la economía.

Pimco, una de las mayores firmas de inversión del mundo, comunicó a sus clientes que el coronavirus probablemente causará una recesión relativamente leve y breve, aunque, según añade, la evolución de los mercados de crédito podría profundizar la caída de la economía. La recuperación en V podría ser una recuperación en U, a tenor de la gestora estadounidense.

El deterioro de la economía por el coronavirus hace prever que los bancos centrales continuarán bajando los tipos de interés, lo que no es el mejor escenario para las entidades y sus perspectivas de beneficio.

Éste es un duro golpe contra los países productores de petróleo, tanto los nórdicos, como Canadá, América Latina o la propia Rusia. Estos países, unidos a los del Golfo, incluida la propia Arabia Saudí, ya sufrieron por las fuertes caídas del precio del petróleo registradas entre 2014 y 2016 también como consecuencia de un conflicto entre diferentes países productores.

Además de verse afectados los países, también hay empresas del sector petrolero que pueden encontrarse en dificultades, como ya se vieron a mediados de la década pasada, cuando se temió que algunas pudieran sufrir problemas financieros, dada su deuda, y a la vista de que empiezan a ser rentables con precios del petróleo más elevados. El nivel de eficiencia de las compañías ha mejorado en los últimos años: son capaces de ser rentables con niveles de crudo cada vez más bajos, pero la preocupación puede persistir y la clave, además de en sus cotizaciones bursátiles, estará en el mercado de crédito, en cuánto suban los diferenciales.

Goldman Sachs, tras conocerse los últimos acontecimientos, avanzó la posibilidad de que el precio del barril pueda caer hasta los 20 dólares y, en todo caso, rebajó sus niveles objetivo para el segundo y el tercer trimestre hasta los 30 dólares. En la misma línea, los analistas de Bank of America anticipan que el precio del barril pueda bajar hasta los 20 dólares de manera temporal en algún momento de las próximas semanas.

Prima de riesgo española, por encima de los 100 puntos básicos

En el mercado de deuda, los rendimientos de los bonos se mueven a la baja. La rentabilidad del título americano a diez años retrocede hasta el 0,50%, para marcar un nuevo mínimo histórico. El interés del bono alemán al mismo plazo retrocede hasta el -0,84%, lo que también supone otro mínimo histórico.

En cambio, el rendimiento del bono español sube desde el 0,22% que marcaba a finales de la semana pasada hasta el 0,26% esta mañana. Ello implica una ampliación de la prima de riesgo de España hasta situarse muy cerca de los 110 puntos básicos, máximos desde abril de 2019.

Esta dinámica es coherente con la fuga del dinero hacia los activos refugios, como son las deudas de los países más seguros.

En el mercado de divisas, el euro gana posiciones frente al dólar, para situarse el tipo de cambio por encima del nivel de 1,14 unidades. Ello, porque el mercado tiene la sensación de que la Reserva Federal norteamericana tiene mayor margen de maniobra que el Banco Central Europeo, donde el precio oficial del dinero ya se encuentra en el 0%.

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.