La supervivencia del régimen podría tener los días contados

El Coronavirus, la caída de los precios del crudo y las sanciones de Trump ponen a Maduro contra las cuerdas

 Maduro
Propietario de la imagen
Foto: Prensa Maduro

Nicolás Maduro sobrevivió a un 2019 en el que la irrupción de Juan Guaidó, una coalición diplomática de más de 55 países y la presión de Estados Unidos pusieron contra las cuerdas al régimen. ¿Pero sobrevivirá a 2020? Nick Butler, presidente del Instituto de Políticas del King’s College de Londres, da motivos para pensar que no. Advierte que la crisis del coronavirus y su impacto en el mercado petrolero, así como la presión de EEUU, podrían doblegar al régimen. “La caída de los precios del petróleo podría significar el fin del presidente Nicolás Maduro”.

“Incluso los regímenes más autoritarios no pueden sobrevivir sin ingresos”, sentenció en el diario Financial Times Nick Butler, presidente del Instituto de Políticas del King’s College de Londres.

Butler analizó los estados financieros del régimen de Nicolás Maduro para argumentar por qué este 2020 puede ser su fin. Señala que en estos momentos “el estado del país difícilmente puede ser peor” y citó dos indicadores:

- La producción de petróleo en enero fue de 733.000 barriles por día.

- Las exportaciones de crudo, que suponen 99% de los ingresos de exportación, cayeron 32% en 2019.

A este panorama se llega después de un 2019 en el que el gobierno de Donald Trump incrementó la presión con Maduro, y la irrupción de Juan Guaidó generó una coalición diplomática de más de 55 países contra el régimen. Maduro resistió, pero según Butler, puede que no resista a 2020. Estos son sus motivos:

- Más presión de EEUU. Para el analista “el nuevo apretón” de Washington podría venir del lado de la multinacional estadounidense Chevron. Esta sigue operando en Venezuela con una licencia especial que expira en mayo. Según la agencia Bloomberg, Trump estaría dispuesto a no renovar esta licencia, lo cual sería un duro golpe para Maduro: “La partida de Chevron expondría la escasez de trabajadores calificados en PDVSA, que ha experimentado un éxodo de personal profesional calificado en la última década. La aspiración de Maduro de aumentar la producción depende de la presencia continua de la compañía estadounidense y la participación de otros grupos rusos o chinos”, explicó Butler. Fuentes conocedoras le dijeron al diario ALnavío que, para la supervivencia del régimen, una compañía igual de importante que Chevron es la española Repsol. Esta sigue diciendo que su prioridad es mantenerse en Venezuela.

- El coronavirus y los precios del petróleo. La crisis del coronavirus hundió 29% el precio del barril de Brent hasta los 33 dólares. Es el mayor descenso desde 1991. “La mayor fuerza para el cambio en Venezuela será el precio del petróleo. Con un excedente global de oferta y más recortes de la OPEP en el futuro, el petróleo venezolano ya no es necesario en el mercado. Sin ganancias de exportación sustanciales, es poco probable que el gobierno de Caracas pueda proporcionar la inversión necesaria para mantener la producción actual, y mucho menos cumplir con el objetivo de Maduro”. El objetivo al que se refiere es la meta de que PDVSA produzca dos millones de barriles anuales.

- El miedo de los accionistas de Rosneft. “Rosneft, con alcance internacional y accionistas minoritarios occidentales, puede ser más cauteloso a la hora de violar las sanciones de Estados Unidos. Las deudas de Venezuela con Rosneft se han pagado en gran medida a través del comercio de petróleo, y ahora son sólo de 800 millones de dólares”.

- Las medidas en marcha. El analista recordó las nuevas medidas implementadas por Estados Unidos. Por un lado, están las sanciones a la filial de Rosneft que vende el petróleo de PDVSA en Asia y África. Por otro, el compromiso de las refinadoras de India de no comprar más crudo a PDVSA. No lo dice Butler, pero también hay que tener en cuenta el terreno político. Trump, tras reunirse en Florida con el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, reiteró que el fin de Maduro está cerca. Lo dijo también en la reunión que mantuvo la semana pasada en la Casa Blanca con el mandatario de Colombia, Iván Duque. En el Foro de Davos recordó que vienen buenas noticias para Venezuela. Por su parte Guaidó intensificará la presión interna en el país. Para este martes 10 de marzo convocó una manifestación contra Maduro.

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.