EE.UU. podría emitir orden de captura contra Zapatero y Monedero por sus vínculos con el régimen chavista y las FARC

Monedero el consejero y Zapatero el eterno mediador

Monedero y Zapatero
Propietario de la imagen
Archivado en: Periodista Digital

Estados Unidos se le acabó la paciencia con la dictadura venezolana. El Departamento de Justicia acusó a Nicolás Maduro y a su cúpula por sus nexos con el narcotráfico y con el terrorismo internacional. Especialmente, por sus vínculos tan cercanos con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para exportar toneladas de cocaína a los Estados Unidos.

Las medidas de Estados Unidos salpican al expresidente José Luis Rodríguez Zapatero y al confundador de Podemos, Juan Carlos Monedero, quienes mantuvieron una relación cercana con la tiranía chavista y con los representantes de las FARC. Unos nexos que no están pasando desapercibidos a la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA), ya que están estudiando la opción de incluirle en las ordenes de captura que ya emitieron en contra de la cúpula bolivariana y algunos de sus principales aliados, según indican fuentes solventes a Periodista Digital desde Estados Unidos.

Es importante recordar que uno de los hombres buscados por la DEA es justamente Hugo ‘el pollo’ Carvajal, quien se encontraba bajo el control del gobierno de Pedro Sánchez y del CNI, pero que misteriosamente escapó en el marco de la alianza política entre el PSOE y Podemos.

Una situación que, por ejemplo, no pareció casual a figuras como Santiago Abascal, quien sospecha que Pedro Sánchez facilitó la huida del narcogeneral chavista para complacer a Pablo Iglesias tras el pacto de gobierno de coalición que han sellado el PSOE y Unidas Podemos. Sin embargo, no fue el único.

El representante de Estados Unidos para los asuntos de Venezuela, Elliot Abrams, afirmó el 13 de noviembre de 2019 que “la fuga de Carvajal es una gran vergüenza para el gobierno de España”. Indignado con los socialistas y comunistas españoles, precisó: «Esperamos que la policía española lo rastree, lo arreste y luego lo extradite a Estados Unidos». Una situación que no ha ocurrido aún y que ha obligado a ceder dicha tarea a la DEA.

Oigo por ahí a Zapatero. Luego aún no ha pasado a la clandestinidad.
Al final ser má EEUU quien cree las condiciones para que este personaje pague el infinito daño que ha hecho a España y a toda la América hispana. No aparece en los SE BUSCA de la DEA. Pero como le encuentren…

— Hermann Tertsch (@hermanntertsch) March 27, 2020

Zapatero, el mediador del oro

José Luis Rodríguez Zapatero ha destacado por ser la figura del eterno mediador en los procesos de diálogos estériles que sólo han servido para dotar de oxígeno al régimen de Nicolás Maduro. Sin embargo, el pasado 6 de marzo una defensora de las FARC se fue de la lengua y confesó los negocios secretos del expresidente español bajo la protección de la dictadura bolivariana.

Piedad Córdoba confesó en una entrevista que Zapatero tenía una mina de oro a través de la que se enriquecía con los recursos naturales venezolanos:

“Se lo dije a Rodríguez Zapatero, yo no entiendo esto [la construcción chavista de grandes estadios de béisbol para beneficio personal o del régimen] y me dijo: ‘a todos nosotros nos dieron una mina de oro. Nosotros explotamos y lo que no nos llega por lo nacional [de la mano de la dictadura], nos llega por acá… por ejemplo, acabamos de comprar implementos para minería en China y estamos explotando’”, delató la colombiana que se vio vinculada con los negocios ilegales de las FARC.

Incluso, Piedad Córdoba admitió que es un negocio rentable para el expresidente español: “nos va bien, porque todo el mundo quiere el oro de aquí”. Ante lo beneficioso de sacar el oro venezolano para beneficio propio, la colombiana admitió que también pidió a Delcy Rodríguez que le diese su propia mina de oro para poder “ayudar” a los colombianos. Sin embargo, no termina de explicar si su petición tuvo o no éxito.

Es fundamental recordar que, así como ha venido realizando en Venezuela, Zapatero fue el mediador en 2008 del conflicto de Colombia con las FARC. En este sentido, Estados Unidos confía en que el expresidente español cuenta con importante información sobre los negocios de la cúpula chavista con el narcotráfico y el terrorismo.

Monedero y sus ‘amiguetes’

Juan Carlos Monedero tiene una relación muy cercana con la dictadura bolivariana. No en vano, fue el asesor personal del dictador Hugo Chávez. Sin embargo, en abril de 2018 salieron evidencias de los vínculos de amistad con algunas de las figuras más peligrosas y perseguidas de las FARC internacionalmente.

Existen fotografías que demuestran cómo Monedero se reunía con distintos líderes de las autodenominadas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) cuando eran un grupo narcoterrorista y secuestraban, extorsionaban y mataban. Entre sus polémicas amistades se puede ver al excomandante Jesús Santrich, quien se encuentra en fuga y es buscado por la Interpol.

Pero no es el único terrorista que se abraza con el podemita. Andrés París, nació bajo el nombre de Seuxis Hernández Solarte, es otro de los dirigentes de las FARC que posa con Monedero y que fue arrestado en Colombia a solicitud de la DEA estadounidense acusado del envío de enormes cantidades de droga a Estados Unidos.

Los ‘amiguetes’ de Monedero fueron los líderes detrás de una banda criminal que ha pasado más de medio siglo extorsionando a Colombia y sus ciudadanos, causando un total de más de nueve millones de víctimas, entre asesinados, desaparecidos y desplazados; reclutando niños para sus actividades criminales, violando menores para renovar las milicias u obligándolas a abortar cuando las obligaban a desplazarse por la selva de unos campamento a otro.

Ahora, el exasesor chavista y cofundador de Podemos está bajo la lupa de Estados Unidos y de la DEA, siendo otras de las figuras españolas que podrán aportar información clave para lograr la captura de los líderes de la revolución bolivariana.

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.