El arsenal militar que Trump manda contra Maduro

“La mayor operación antidrogas en el Caribe”

marines
Propietario de la imagen
MDZ Online

La administración de Donald Trump no se anda con juegos. Está decidida a darle jaque mate al régimen usurpador de Nicolás Maduro. Y para ello utiliza la disuasión militar a través de la calificada como “mayor operación antinarcóticos de la historia en el Caribe”.

El objetivo es asentarse en el litoral caribeño venezolano y persuadir a Maduro de aceptar la oferta de transición lanzada esta semana por la Casa Blanca. Caso contrario, Washington ya tiene experiencia en cómo actuar: no se descarta una operación tipo Panamá 1989.

plan

El asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Robert O'Brien señaló que la misión oficial oficial de los barcos es reducir la entrada de drogas ilegales en EE.UU, pero también “reducir el soporte financiero para el narcotráfico que provee al régimen corrupto de Maduro en Venezuela y a otros actores perniciosos de los fondos necesarios para realizar sus actividades malignas”.

La operación cuenta con el apoyo de 22 países y está conformada por barcos de guerra, aviones espía y miles de tropas estadounidenses rumbo al mar Caribe, cerca de las costas de Venezuela.

El despliegue militar estadounidense fue anunciado apenas 24 horas después de que el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, presentara una propuesta para la conformación de un gobierno de transición en Venezuela.

De acuerdo con el general Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas de EE.UU., en la operación participan miles de guardacostas, soldados de infantería, marinos, así como miembros del cuerpo de Marines y de la Fuerza Aérea. También se incluye a Fuerzas de Operaciones Especiales.

El Comando Sur de EE.UU señaló que por razones de seguridad operacional no pueden ofrecer detalles sobre la cantidad de tropas y de recursos involucrados, ni tampoco su cronograma. Sin embargo, se sabe que la operación comenzó oficialmente el miércoles pasado, luego de que la Armada estadounidense sumara barcos de guerra adicionales procedentes de su Comando Europeo (EUCOM) y de su Comando del Pacífico (PACOM) a naves de la Flota Atlántica con sede en Norfolk (Virginia) que ya se encontraban navegando por el Caribe.

La misión consta de Destructores, que son barcos de guerra multifunción, que cuentan con los temibles misiles Tomahawk; buques de combate litoral, para operaciones en la costa que pueden transportar hasta dos helicópteros MH-60 Seahhawk; Barcos guardacostas, para seguridad marítima; Aviones P8, para vigilancia que les permite lanzar misiles, torpedos y minas y combates aire-mar y aire-tierra; Aviones E-3 Awacs, para operaciones de vigilancia, comando, control y comunicaciones, fundamentales en las guerras de Afganistán e Irak; Aviones E-8 Jstars, nave radar capacitada para detectar, hacer seguimiento y clasificar vehículos en tierra u otras aeronaves, proveyendo de imágenes y mapas tácticos en tiempo real.

En la “operación ampliada antinarcóticos” participan varias agencias e instituciones de EE.UU, incluyendo el Cuerpo de Guardacostas, el Departamento de Seguridad Nacional, la Agencia Antidrogas (DEA), el Departamento de Justicia, miembros de la comunidad de inteligencia y el Departamento de Defensa.

El despliegue se realiza tanto en el mar Caribe como en el Pacífico oriental porque EE.UU. cree que así puede obtener mejores resultados.

Durante años, los carteles han usado estas rutas para traer la cocaína principalmente desde Colombia, pero ahora también desde Venezuela. Y estas rutas marítimas en ambas costas se han convertido en las vías principales para traer cocaína a EE.UU”, señaló el fiscal general estadounidense, William Barr.

 

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.