Las penas de cárcel que le podrían caer a Maduro y sus cómplices en EE.UU

Entre 20 años y cadena perpetua

cagado
Propietario de la imagen
EP Mundo (México)

El gobierno de EE.UU presentó el jueves cargos criminales contra Nicolás Maduro, por tráfico de drogas, “narcoterrorismo” y ofreció una recompensa de 15 millones de dólares a cambio de información sobre él.

Además de Maduro, EE.UU. también acusa a otros altos cargos venezolanos cercanos a él como Diosdado Cabello, el presidente de la oficialista Asamblea Nacional Constituyente; Hugo Carvajal, exjefe de inteligencia militar y Tareck El Aissami, ministro de Interior y exvicepresidente.

El Departamento de Justicia de EE.UU. acusa a Maduro de:

  • Narcoterrorismo (pena mínima de 20 años y máxima cadena perpetua).

  • Importar cocaína a EE.UU. (pena mínima de 20 años y máxima de cadena perpetua).

  • Uso y posesión de armas y aparatos destructivos para facilitar el tráfico de drogas (pena mínima de 30 años y máxima cadena perpetua).

  • Conspirar para usar y portar armas y aparatos destructivos para facilitar el narcotráfico (pena máxima cadena perpetua).

Los cargos nombran a Maduro como “líder” del llamado Cartel de los Soles y lo señalan a él, junto con Cabello, Carvajal y Clíver Alcalá —exjefe militar— de llevar a cabo una red que corrupción gubernamental que “facilitó la importación de toneladas de cocaína a EE.UU”.

Según la oficina del fiscal del Distrito Sur de Nueva York, donde se presentaron los cargos, Maduro negoció el envío de “toneladas” de cocaína producidas por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), a las que proporcionó armas militares. También se le acusa de coordinar “asuntos exteriores” con Honduras y “otros países” para facilitar el tráfico de drogas en “gran escala”.

El fiscal lista a Cabello, Carvajal y Alcalá, los otros imputados, como “líderes” del Cartel de los Soles.

El precedente de Manuel Noriega

En 1988, EE.UU. presentó cargos contra el líder de facto panameño, el general Manuel Noriega por tráfico de drogas, lavado de dinero y sus relaciones con el Cartel de Medellín. La acusación llevó eventualmente a su captura, en una intervención militar de EE.UU. en Panamá y encarcelamiento en el país norteamericano.

Sin embargo, EE.UU. no reconoce a Maduro como presidente de Venezuela, como dijo el fiscal general William Barr, durante la conferencia de prensa anunciando los cargos: "No reconocemos a Maduro como presidente (...) pero esto ya pasó con Noriega, a quien tampoco reconocíamos".

Del círculo cercano de Maduro, dos sobrinos de su esposa Cilia Flores, cumplen una condena de 18 años de prisión en EE.UU. por tráfico de drogas. Fueron arrestados en el 2015 en una operación de la DEA en Haití y condenados en diciembre del 2017.

Se requiere una invasión a Venezuela

Para que Maduro sea llevado ante la justicia y encarcelado en EE.UU., tiene que ser arrestado.

Vanda Felbab-Brown, experta en crimen organizado, consideró que para que suceda un escenario similar al del general panameño con Maduro “requeriría que EE.UU, invadiera Venezuela (...), [el gobierno de Trump] no va a hacer eso”.

Felbab dijo sentirse escéptica sobre el impacto real que los cargos puedan tener tanto en el presidente en disputa como en su círculo cercano: “Maduro y los otros líderes ya están bajo una cantidad enorme de sanciones y eso no ha moderado [su] comportamiento”.

Para Jeremy McDermott, co-director y co-fundador del centro de investigación InSight Crime, la clave está en la recompensa de 15 millones de dólares que ofrecen por información sobre Maduro.

Aunque dijo que ello tendría más peso si Maduro estuviese fuera del país, aseguró que se trata de un mensaje de que si estoy dispuesto a colaborar contra Diosdado Cabello y Nicolás Maduro, hay una oportunidad de varios premios”, afirmó.

McDermott explicó que lo revelado este jueves podría “todavía más presión sobre Maduro para, si no negociar, por lo menos re-evaluar cuál es el futuro para su régimen”.

Felbab opina que las recompensas son efectivas si no se sabe el paradero de una persona, como por ejemplo, con narcotraficantes como El Chapo Guzmán. "Todos sabemos donde está Maduro", dijo.

¿Va la recompensa a animar a los militares a hacer un golpe de estado? Es algo que la administración [Trump] ha intentado por años”, dijo la académica del centro de pensamiento Brookings.

La tentación no se traduce en efectividad para llevar a cabo un golpe de estado", sentenció.

¿Qué es el Cartel de los Soles?

Según el fiscal Geoffrey Berman el “Cartel de los Soles” está formado por militares y oficiales venezolanos quienes, en conjunto con las FARC, han conspirado "para el narcoterrorismo" desde 1999.

El Departamento de Justicia acusa al grupo de buscar enriquecerse, aumentar su poder e "inundar" EE.UU. con cocaína.

McDermott explicó que se trata es de una red de oficiales corruptos que empezó dentro de la Guardia Nacional, pero que hoy se entiende dentro de todo el régimen de Maduro. “Es solo una manera de describir la red de narcotráfico que vive dentro del gobierno venezolano hoy en día”, agregó.

El especialista indicó que, bajo ese concepto, el papel de Maduro es el de “mantener una estructura dentro del gobierno chavista que ha ayudado y facilitado este negocio”.

En su más reciente informe, la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes definió al grupo como una "red informal" de grupos criminales que se han infiltrado en las fuerzas de seguridad del gobierno para facilitar el narcotráfico.

Trump aprieta la tuerca

Las denuncias del Departamento de Estado contra Maduro y altos cargos de su régimen “tienen un impacto en la presión internacional en contra de Maduro. Se trata de seguir aislando al gobierno, ya no solo por violador de derechos humanos, sino vincularlo a actividades censurables por la comunidad internacional, como el narcotráfico”, afirmó Luis Angarita, experto en relaciones exteriores y profesor de la Universidad Central de Venezuela.

Angarita explicó que los procedimientos generarán consecuencias diplomáticas, si bien están enmarcados en el accionar del sistema de justicia estadounidense. Además dijo que los anuncios del Departamento de Justicia significan un escalón aún más elevado en la presión internacional que las sanciones económicas de Estados Unidos o el desconocimiento de Maduro de parte de más de 60 gobiernos.

Este anuncio busca darle un giro de tuerca a la presión”, afirma.

Angarita dijo que el anuncio llega en un contexto puntual, incluyendo la revelación del fiscal general estadounidense acerca de la investigación de “años” en curso contra Maduro y su entorno.

Hay declaraciones tanto de las Naciones Unidas, de su Comisión de Derechos Humanos y de la Organización Mundial de la Salud haciendo votos por tratar de aliviar las sanciones para atender una crisis que afecta todo el mundo”, expresa.

Michele Bachelet, Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, pidió recientemente a la comunidad internacional atenuar o suspender las sanciones contra Cuba y Venezuela para que esas naciones puedan defender las vidas de millones de personas durante la pandemia del COVID-19. Angarita observa que la respuesta de EE.UU a la petición de Bachelet es una rotunda negativa.

La respuesta parece ser que EE.UU no va a descansar ni amilanar en la lucha diplomática contra el gobierno de Maduro”, indica. Anticipa que el sistema financiero internacional se cuidará aún más que en el pasado reciente de hacer negocios con Maduro y sus delegados.

Advierte que la renovación de la licencia de EE.UU a empresas petroleras, como Chevron, para operar en Venezuela de manera excepcional queda pendiente de un delgadísimo hilo, advierte Angarita. La última, dispensada por el Departamento del Tesoro, vence el 20 de abril próximo.

Con un mercado petrolero tan venido abajo, produciendo a niveles de costo de barril, muy probablemente sea un escenario para ya cancelar las operaciones”, acota.

Angarita estima que los cargos presentados en EE.UU se sumarán al expediente abierto en la Corte Penal Internacional contra Maduro.

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.