Rusia mueve ficha tras la gira de Guaidó

El canciller Serguei Lavrov visitará Cuba, Venezuela y México

lavrov
Propietario de la imagen
Sputnik News (Rusia)

Mientras el presidente encargado Juan Guaidó ultima su regreso a Venezuela tras la exitosa gira por Europa y EE.UU, el principal aliado exterior del régimen usurpador de Nicolás Maduro, Rusia, prepara su “mini-gira” por América Latina, con escalas en Cuba, México y Venezuela.

En este sentido, el ministro ruso de Exteriores, Serguei Lavrov, se embarcará en esta gira como previsible toma de contacto con sus aliados hemisféricos, a fin de confeccionar acciones conjuntas.

De acuerdo a un portavoz de la Cancillería rusa, el objetivo de la gira es “intercambiar puntos de vista sobre la situación en torno a Venezuela, las perspectivas de una solución política sobre desacuerdos internos en base a un diálogo nacional, en línea con la Constitución y sin obstáculos externos destructivos y militares”, en clara alusión a las expectativas desde EE.UU ante una posible intervención hemisférica en Venezuela.

La primera parada de la gira será Santiago de Cuba, donde Lavrov se reunirá este miércoles 5 de febrero con su homólogo cubano Bruno Rodríguez. No es casual que sea precisamente la isla caribeña la primera en ser visitada por Lavrov, tomando en cuenta la casi absoluta influencia cubana en los asuntos venezolanos.

Tras Cuba, Lavrov visitará México, donde se reunirá con su homólogo, el canciller Marcelo Ebrard. El gobierno de López Obrador ha manifestado su intención por reforzar el Grupo de Contacto con la UE para abordar una solución política en Venezuela, una idea en consonancia con lo que oficialmente buscael gobierno de Vladimir Putin con esta gira.

La gira de Lavrov finaliza en Caracas el viernes 7 de febrero, donde se reunirá con Maduro, la vicepresidenta Delcy Rodríguez y su homólogo Jorge Arreaza. Ya no sólo es la importancia estratégica que tiene Venezuela para el mercado ruso, sino la posibilidad de abordar vías de cooperación bilateral que le permitan al régimen de Maduro superar las sanciones internacionales impulsadas por EE.UU y Europa.

La idea de Moscú aparentemente pasaría por concretar un marco hemisférico tendente a reactivar una mediación internacional para la crisis venezolana, a pesar de los fracasos anteriores (República Dominicana, Noruega y Barbados). Esto explica porqué antes de aterrizar en Venezuela, Lavrov estará en Cuba y México como destinos donde afilará las estrategias diplomáticas hacia ese objetivo.

Pero obviamente también están los intereses geopolíticos rusos, particularmente tras la conjunción de intereses entre Guaidó y sus aliados exteriores y la perspectiva de que en la Casa Blanca estén adelantando gestiones para buscar una vía unilateral de solución de la crisis en Venezuela, en particular la posibilidad de recrear una especie de intervención hemisférica, vía TIAR u otros mecanismos.

La gira de Lavrov supone un espaldarazo exterior para el régimen de Maduro. Pero puede que, más allá de las declaraciones oficiales, Moscú apele al realismo político y busque persuadir a Maduro y sus aliados, Cuba especialmente, a afrontar una solución política en Venezuela.

Durante su visita a Canadá, el primer ministro Justin Trudeau instó a Guaidó a incluir a Cuba en cualquier marco de solución para la crisis venezolana. Una visión compartida por Moscú y que Lavrov parece aprovechar con esta gira.

 

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.