Carta abierta a Zapatero

Artículo de opinión de nuestra colaboradora Carmen Cedillo

Zapatero y Maduro
Propietario de la imagen
OK Diario

Querido Presidente Zapatero:

Zapatero a tus zapatos, así nos dirían a cualquiera que nos metiéramos en los asuntos de otras personas o en lides para las cuales no estamos cualificados o calificados. No logro entender, Presidente Zapatero, su posicionamiento por defender a Maduro quien es un delincuente y lo digo con propiedad pues ya está condenado por el legítimo Tribunal Superior de Justicia de Venezuela en el exilio -y que escogió La Asamblea Nacional, la verdadera, la que fue votada por el pueblo en diciembre de 2015- la cual sentenció a Maduro a 18 años y tres meses de cárcel en el presidio de Ramo Verde por corrupción y por el robo continuado al Patrimonio Nacional por la contratación de obras al muy sonado Odebrecht por un valor de 35.000.000.000  dólares (Treinta y cinco mil millones de dólares) obras que ni siquiera han sido hechas y ni mucho menos terminadas. Así que llamar a Maduro delincuente no es un delito, ni una mentira, yo me atengo a la justicia.

Yo he sido una de esas personas que durante años le ha defendido aun exponiendo mi amistad con otros compatriotas que han considerado que usted está siendo comprado con millones de dólares  por el delincuente Maduro y su combo y  a mí, eso, se me hace muy difícil de aceptar, pues no creo que ese sea el motivo de sus viajes a Venezuela.

Lo que sí le digo es que he dicho basta al hecho de defenderle ya que no logro entender el por qué  se sigue usted relacionando  con el delincuente Maduro a estas alturas de la Historia. Y la pongo con mayúscula pues deseo que pase a ella como un buen político y una buena persona en toda su trayectoria de vida.

El delincuente de Maduro alberga en Venezuela a varias organizaciones terroristas como Hezbolá (el brazo armado de Irán), Hamás, las FARC (que para nosotros sigue siendo una organización terrorista), el ELN, ETA. Nuestro subsuelo está siendo expoliado por países como Rusia, Bielorrusia, Irán, China, Cuba, entre otros, los cuales se están llevando nuestros recursos manchados de sangre: petróleo, oro, diamantes, coltán, uranio, además de otros minerales de gran valía, todo esto permitido por el delincuente de Maduro y sus más de 40 ladrones entre generales, generalotes, y generalazos no solo de Venezuela sino también de Cuba, amén de familiares, amigos, psicópatas, sociópatas, etc.

Y ya no hablemos de la droga que sale por toneladas del país y que es manejada por el cartel de “Los Soles” cuya cabeza es Diosdado Cabello, pero en el que está metido también Tareck el Aissami así como el delincuente Maduro y, por supuesto Cuba.

Le quiero aclarar que somos un país invadido por esa islita caribeña tan bella llamada Cuba. Estamos invadidos por más de 30.000 cubanos quienes ocupan todos los puestos sensibles de poder del país  desde la Inteligencia, Notarías, Registros, Comunicación, Desinformación y el Ejército por eso es que nuestros soldados no pueden ni moverse en la fila pues van directo a ser torturados y masacrados. Ellos no nos pueden defender de tan atroz y psicópata régimen del delincuente Maduro pues los que lo han intentado ya sabemos qué clase de final han tenido.

Después de lo dicho no va a tener excusa de no saber quién es este delincuente llamado Maduro que mata al pueblo de hambre y enfermedad mientras él disfruta del toque amanerado del famoso chef turco Nusret Gökçe, conocido como Salt Bae -al poner la sal en la apetitosa carne- mientras que en Venezuela la gente come de la basura y que no alcanza para todos. No sé si sabrá que del viaje que hizo a China en el súper avión presidencial hizo una paradita en Estambul para gastarse una millonada en tan rica vianda.

Y no le cuento lo que representa salir  a la calle en Venezuela, uno sabe que sale pero no si vuelve debido a la violencia de grupos armados llamados “colectivos” creados ya por Chávez y que continúan con el delincuente de Maduro. Cada día se suman más de cien asesinatos de venezolanos por estos grupos armados.

Ya hay más de 5.000.000 de venezolanos que han tenido que salir del país por hambre o le han contado a usted que ¿están de turismo? ¿No sé si sabe que en varias ciudades de España están durmiendo en la calle familias enteras de venezolanos que escapan de un país invivible y que están buscando asilo y son tratados como indigentes? Personas que pueden aportar mucho a este país y a la Europa envejecida pues -por lo general- son gentes jóvenes preparadas y trabajadoras.

He pensado que una de las razones por las que tiene que reunirse con el delincuente Maduro es porque a usted le tienen chantajeado con algún tipo de vídeo de tono sexual típico de la KGB en los regímenes rusos y cubanos. Si es por eso no se preocupe, usted es más grande que esas burdas artimañas.

Otra de las razones es que usted cree fehacientemente en el diálogo que es capaz de solucionarlo todo. Presidente Zapatero ¿usted cree que puede haber diálogo entre una pareja en la cual el marido (generalmente el maltratador en un 95% de los casos) le pega a su mujer, no la deja alimentarse, la persigue o la deja sin asistencia médica cuando le ha roto un brazo o tiene una peritonitis y que solo él utiliza los recursos económicos de ambos, disponiendo del sueldo de su mujer o la fortuna de ésta a su antojo y que ni siquiera la deja comprarse un abrigo con su propio dinero?  Sé que usted este ejemplo lo comprende perfectamente pues fue el primer presidente del país en llevar al Congresola ley integral contra la violencia de género” y que fue aprobada por unanimidad en octubre del 2004. Lo cual le agradecemos con el alma millones de mujeres.

Haciendo un símil, el delincuente Maduro es el agresor y la población venezolana la mujer maltratada. Y sé que también sabe que ante la violencia de género no puede haber mediación pues las dos partes están en desigualdad de PODER. La persona maltratada está vencida y todo el poder lo tiene el agresor y la única salida que queda es ayudar a la maltratada y detener a su agresor.

Y hay una tercera razón que me desilusionaría muchísimo si usted está tras el Premio Nobel de la Paz por su insistencia con el diálogo. Si la recibiera sería una medalla que rezumaría sangre, dolor, impotencia, injusticia de todos los muertos, desaparecidos, torturados y de todo un pueblo que se muere de mengua, de hambre, de enfermedad y que puede llegar a los 7.000.000 de vidas en territorio venezolano este mismo año y de una diáspora de más de 5.000.000 de venezolanos.

Creo que a partir de ahora Presidente Zapatero no podrá decir que nadie le contó el cuento como era.

Con cariño,

Carmen Cedillo

 

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.