Chavismo ibérico imparable

Cómo España está sufriendo el “modelo castro-chavista”

agresión
Propietario de la imagen
Canarias 7

Cacerolazos” desde Madrid hasta Vigo, en balcones y calles. Un vicepresidente llamando a “escraches” en casa de líderes opositores mientras estigmatiza las protestas como “clasistas”. Retóricas mutuas de “fachas” y “rojos”. Militantes pro-gobierno agrediendo violentamente a manifestantes. Leyes laborales derogadas con apoyo de partidos radicales. Capitales e inversionistas en pánico ante “la que se avecina”. Y la imagen y riesgo-país español en caída libre. ¿Les suena esta película? Es la España de 2020, pero con reminiscencias de la Venezuela de 1999.

Crece la percepción en diversos sectores de la sociedad española de que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias esconden un proyecto de poder. Por ahora, parece una coalición “por conveniencia”. El COVID 19 los ha unido, al menos circunstancialmente.

Pero la sociedad ya no parece aguantar más. Hay un despertar de la sociedad civil. Ya no “respeta” ni confinamientos ni pandemias. Aprovecha las horas habilitadas para salir a protestar. Porque ven engaño y manipulación en un gobierno jalonado por medios “oficiales” y aquellos que, siendo privados, son manejados por periodistas “estrella” afectos al “nouveau régime”.

El asunto no es menor. Incluso el apoyo de Ciudadanos a Sánchez para ampliar “sólo por quince días” el estado de alarma, y no 30 días como pretendía Sánchez (una maniobra que parecía una “constituyente” de alarma hacia el absolutismo), recuerda aquellos apoyos a Chávez de partidos minoritarios para las elecciones de 1998. Entonces, Chávez cabalgaba en las encuestas hacia el “poder total”. Hoy, un Sánchez desacreditado y políticamente debilitado recibe un balón de oxígeno inesperado.

Pero la pandemia también encierra otros enigmas. La tragedia de Vargas de 1999 supuso el ensayo de la “cubanización” de Venezuela, aceptando entonces Chávez la “cooperación” de Fidel Castro en vez de la de EE.UU. Aquí en España, con la tragedia del coronavirus, se ha hablado de una posible llegada de médicos cubanos que, como en Italia, vendrían a ayudar en la pandemia. Habiendo aquí en España profesionales sanitarios cubanos y venezolanos capacitados y dispuestos a ayudar. Pero no. La ideología y la política parecen primar por encima de la salud.

La coalición “socio-comunista”, como la llaman en algunos medios y sectores, se encamina hacia el populismo caótico. Lo hace de la mano de apoyos independentistas y radicales de izquierdas, como el vasco Bildu. Pero sorprende el distanciamiento de “Pedro y Pablo” con los catalanes, en especial ERC. ¿Rupturas o distanciamientos preventivos? ¿O tácticas de “balones fuera”, como hay hecho con el “Delcygate”?

Esta coalición sólo respeta de fachada la institucionalidad. Sabe que la pandemia y la crisis socioeconómica que viene son un laboratorio experimental para su proyecto de poder. Y apuntarán a quién consideran que tiene que pagar la cuenta: la clase empresarial y las clases medias que comienzan a rebelarse.

Ya en el pasado ensayaron esta retórica en los platós de esos medios privados complacientes, que les ayudaron a llegar al poder. Como algunos medios hicieron con Chávez en Venezuela. Ataques a empresarios y proclamas de “expropiar es democracia”, Pablo Iglesias dixit. Y en el camino, promesas incumplidas. ERTE sin pagar, renta mínima para aplacar y gasto público con cariz populista.

Pero también apuntan hacia el “modelo” que quieren instaurar, vía constituyente, para sepultar la transición y procrear una III República con tufillo “chavista”.

Un proyecto, el de Pedro y Pablo, que tiene raíces en los “modelos” venezolano y cubano. Es el chavismo ibérico en acción, que corre imparable hacia el poder total. Muchos no lo querían ver. Hoy, a algunos no les queda otro remedio que verlo. Y otros ya despertaron y están dispuestos a evitarlo. Veremos si la España de 2020 seguirá el guión de la película de terror que vive Venezuela desde 1999.

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.