China, otra vez

  • por Roberto Mansilla Blanco
  • 02/10/2021
Propietario de la imagen: El Economista (España)

Con la post-pandemia, ¿viene otra crisis económica?

Mientras la nueva normalidad post-pandemia va cobrando fuerza a medida que aumenta la vacunación, nuevas noticias desde China nos ponen en alerta, pero esta vez con la economía en el foco. La caída de la inmobiliaria china Evergrande puede ser el símbolo del final de una era expansiva y de crecimiento sostenido para la segunda economía a nivel mundial, llamada a convertirse eventualmente en la próxima gran potencia.

China se enfrenta a un cambio radical de modelo económico. Está afrontando las realidades y desafíos propios del capitalismo global. Son muchas las comparaciones que se hacen con la crisis económica de 2008 en Occidente. Ahora pareciera estar tocando al gigante asiático. El régimen chino impulsa un nuevo modelo, denominado oficialmente como Prosperidad Común, que busca rebajar las expectativas de crecimiento sostenido basado en las exportaciones (China lleva décadas creciendo entre 8 y 10%) pero también del fuerte peso del sector inmobiliario (según datos ocupa el 29% del PIB chino)

"China se enfrenta a un cambio radical de modelo económico. Está afrontando las realidades y desafíos propios del capitalismo global"

Del mismo modo, la deuda interna china, calculada en un 300% del PIB, tiene que ver con esta expansión crediticia al sector inmobiliario, que ha llevado a la paralización de millones de obras e infraestructuras en viviendas, ahora descubiertas con la caída de Evergrande. China se enfrenta a la crisis de la burbuja inmobiliaria como sucedió en EE.UU en 2008.

Al mismo tiempo, China se enfrenta ahora a una escasez energética y una dura realidad: cierres de fábricas ante los elevados costes energéticos para la denominada "gran fábrica del mundo", que está propiciando la posibilidad de escasez global de sus exportaciones de manufacturas y de diversos servicios. Como sucedió con la pandemia en 2019, el mundo se verá igualmente afectado por la crisis económica china.

El presidente chino Xi Jinping está impulsando un nuevo programa de desarrollo, denominado Prosperidad Común, que implica un mayor control estatal sobre la economía china para disminuir las desigualdades socioeconómicas derivadas del período expansivo del capitalismo de Estado iniciado en 1979. El 1% de la población china posee casi el 31% de la riqueza nacional. Se prevé que la reforma de Xi lleve a una revisión del maoísmo y las tesis socialistas para aplicarlas gradualmente a la China actual "post-maoísta".

A todo esto deben agregarse las tensiones geopolíticas. El acuerdo AUKUS entre EE.UU, Gran Bretaña y Australia tiene a China en mente: cercarla y contenerla dentro de su esfera de influencia, Asia Pacífico. Igualmente, vuelven las fricciones entre China y Taiwán, toda vez Taipei acaba de ingresar en el Acuerdo Transpacífico, otro marco regional distante con Beijing.

Este 1º de octubre se conmemoraron 72 años de la proclamación de la República Popular China, bajo el liderazgo de Mao tse Tung en 1949. Este 2021 también conmemora el centenario de la creación del Partido Comunista Chino (PCCh), cuyo liderazgo ha sido absoluto en estas siete décadas.

Pero la transformación china del maoísmo al capitalismo de Estado se encuentra ahora en un momento crucial, precisamente derivados de esas "contradicciones del capitalismo", como advirtiera en su momento Karl Marx. Por ello y por todas las implicaciones que esto supone para la economía y la geopolítica global, tal y como sucediera con el virus en 2019, debemos de nuevo fijar la atención en lo que está pasando en China.