Lukashenko y Maduro son “peones geopolíticos” de Vladimir Putin

Entrevista exclusiva a Roberto Mansilla Blanco en Tal Cual (Venezuela)

Lukashenko y Maduro
Propietario de la imagen
Ilustración

A continuación reproducimos entrevista exclusiva realizada por el medio digital Tal Cual a nuestro compañero y editor el internacionalista Roberto Mansilla Blanco:

Más de 9.350 kilómetros separan a Caracas de Minsk, capital de Bielorrusia. En avión sería un viaje que, en condiciones normales, tomaría casi dos días con dos y hasta tres escalas.

Los venezolanos y los bielorusos poseen muy pocas cosas en común. En la tierra de Bolívar hay 2.718 km de costa y un clima tropical cálido; la llamada «Rusia Blanca» no tiene salida al mar y la temperatura oscila entre -6 ºC en invierno y 18 ºC en verano.

Sin embargo, desde hace más de 15 años existen «lazos» que unen a las autoridades que rigen los destinos de ambas naciones; una amistad detrás de la cual está el presidente ruso Vladimir Putin.

El internacionalista Roberto Mansilla Blanco destaca que, al margen de los acuerdos de cooperación suscritos inicialmente por el fallecido Hugo Chávez y ratificados posteriormente, buena parte de ellos, por el gobernante Nicolás Maduro, ambos regímenes, el de Lukashenko y el chavista, reciben pautas directas del jefe del Kremlin.

«Las sociedades bielorrusa y venezolana se enfrentan a gobiernos autoritarios que han utilizado, de alguna u otra forma, el arma electoral de forma fraudulenta para mantenerse en el poder. Lukashenko y Maduro constituyen peones geopolíticos estratégicos para los intereses rusos, en particular para incomodar a Estados Unidos y sus aliados».

Internacionalista

Roberto Mansilla Blanco es analista de geopolítica y relaciones internacionales. Licenciado en Estudios Internacionales (UCV), Magister en Ciencia Política (USB) y colaborador en Think Tanks y medios digitales en España, EEUU y América Latina.

Mansilla recuerda que Lukashenko está en el poder desde 1994. «Bielorrusia se independizó de la ex URSS en 1991. Esto quiere decir que esta primera generación exsoviética de bielorrusos prácticamente sólo ha conocido a Lukashenko como su presidente».

Agrega que «el último dictador de Europa», como lo llamó el expresidente de EEUU George W. Bush, desde que llegó al poder ha recibido el apoyo sin fisuras (aunque con roces) de Moscú.

«Lukashenko ha sido claramente autoritario y arbitrario, manteniendo una censura constante en los medios de comunicación, violaciones de derechos humanos y presos políticos».

Cuestionados comicios

El pasado 9 de agosto se realizaron elecciones en Bielorrusia. Los resultados oficiales de la Comisión Electoral Central (CEC) dieron la victoria a Lukashenko con 80% de los votos. Pero la oposición acusa a las autoridades de falsificar los resultados para mantener a Lukashenko en el poder.

Este malestar ha provocado manifestaciones cada fin de semana desde el 10 de agosto. Según estimaciones de medios de comunicación internacionales las más multitudinarias han llegado a reunir alrededor de 100.000 personas.

Lukashenko y Maduro son “peones geopolíticos” de Vladimir Putin

Tras el «triunfo» de Lukashenko en Bielorrusia se han producido masivas manifestaciones en su contra.

Mansilla explica que el malestar de la población se ha instalado principalmente en la capital Minsk, toda vez que no ha existido una rebelión nacional mayoritaria en otras regiones del país aunque sí protestas aisladas.

Fuente: Abelardo Perez Publicado octubre 10, 2020 Medio digital: Tal Cual

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.