Maduro ante el crash petrolero

Consecuencias de la debacle de los precios del crudo

PETRO
Propietario de la imagen
El Tiempo (Colombia)

El “lunes negro” del mercado petrolero deja un panorama aún más desolador para Venezuela. La caída abrupta de la demanda mundial motivada por el impacto del coronavirus, ha provocado la peor caída de los precios del crudo desde 1998.

El crudo Brent que se comercializa en Europa se cotizaba este lunes 20 de abril a menos de US$18. En EE.UU, hoy en día el principal productor mundial también sumido por la pandemia, la caída ha sido más abrupta: a menos de US$ 5 el barril, un 85% en un solo día, la peor desde 1983.

Se habla incluso que algunos tipos de crudo estadounidenses son vendidos a menos de US$ 2, toda vez muchas compañías están incluso especulando con la posibilidad de pagar a los consumidores para que se hagan cargo de la excesiva producción de crudo y las dificultades de almacenamiento están

El mercado estadounidense es la referencia del crudo venezolano, cuyo precio se cotiza igualmente sobre los US$ 10 el barril. El exceso de crudo en el mercado coincide con el colapso de PDVSA y la surrealista realidad de un país petrolero como Venezuela sin gasolina para consumo interno.

El peor año de la historia

La semana pasada, la Agencia Internacional de Energía, considerado el cártel de los países consumidores, pronosticó que el 2020 sería “el peor año de la historia petrolera”.

La demanda se ha desplomado un 30%, toda vez el histórico acuerdo alcanzado en el seno de la OPEP la semana pasada de reducir la producción en casi 10 millones de barriles diarios, cuando hace un mes dos grandes productores como Rusia y Arabia Saudita estaban enzarzados en una guerra de precios, no ha logrado evitar la abrupta caída de la cotización del crudo.

Se estima que en estos momentos hay unos 160 millones de barriles flotando en tanqueros alrededor del mundo sin conseguir comprador, lo que provoca una frenética carrera por parte de los vendedores por colocar esos millones de barriles en suelo firme. Ello obviamente presiona a la baja el precio del crudo.

Las causas de este crash petrolero global de este lunes 20 se cifran en cuatro factores:

  1. El impacto económico del coronavirus, con los desajustes en los transportes mundiales de los tanqueros y la incertidumbre hacia el futuro de la economía global;

  2. El excesivo superávit en la oferta y la saturación en la producción de crudo, que está dando paso a problemas de almacenamiento, principalmente en EE.UU, cuyos tanqueros ya no tienen espacio para almacenar crudo;

  3. La caída de la demanda en grandes consumidores energéticos como China e India, provocada precisamente por el coronavirus;

  4. Y finalmente la guerra de precios que a principios de marzo llevaron a ca bo Arabia Saudita, segundo mayor productor mundial y principal productor dentro de la OPEP, y Rusia, que no es miembro del cartel pero es el tercer gran productor mundial.

El crash petrolero de este lunes 20 augura una etapa prolongada de crisis de precios del crudo. El FMI pronostica una contracción económica mundial del 3% para finales de 2020, toda vez los precios del petróleo no se recuperarán al alza muy probablemente hasta bien entrado el 2021.

No será hasta justo dentro de dos años, en abril de 2022, cuando los grandes productores de la OPEP deberán acordar nuevas cuotas de producción. Con el panorama de recesión e incertidumbre provocado por el coronavirus, no se descartan más caídas de precios hasta que se celebre una nueva cumbre OPEP.

El “oro negro” de Moscú

En este panorama de incertidumbres y crisis, ¿cómo queda Venezuela? El panorama se muestra dantesco. El coronavirus está en aumento, prácticamente no hay gasolina, PDVSA está en la ruina, cuya producción se estimaba para comienzos de 2020 en menos de 700.000 barriles diarios y ahora tiene que importar petróleo.

Finalmente, las sanciones vía EE.UU y Unión Europea, sin descartar la presión hacia Maduro vía operación militar antidrogas en el Caribe mediante, dejan al país en un contexto aún más alarmante.

La salida de operaciones de Rosneft en Venezuela, motivada por las sanciones de EE.UU, y la decisión de pasar sus activos al Estado ruso, anuncia una mayor dependencia de Maduro con respecto a Putin, ya no sólo financiera sino también de asistencia energética y sanitaria.

Mientras el mercado mundial recibía el crash petrolero en marcha, Maduro se vio en la obligación de comunicarse vía telefónica con Putin este lunes 20 para reforzar la asistencia sanitaria vía test de coronavirus enviados desde Rusia. Pero es mucho más probable que la intención de Maduro fuera pedirle asistencia petrolera a su aliado ruso para poder llenar de combustible las maltrechas estaciones venezolanas.

Pero Putin no dará la ayuda gratis, ya que no sólo necesita vender su petróleo en los mercados mundiales sino que el canje de Rosneft en Venezuela le deja mucha mayor capacidad para decidir el futuro de una industria petrolera cada vez menos venezolana.

A pesar del apoyo ruso, a Maduro se le presenta un panorama socioeconómico cada vez peor. Cuarentena mediante, comienzan a presentarse protestas a nivel nacional por la falta de combustible. En el estado Sucre, un millar de pescadores salieron a protestar, siendo fuertemente reprimidos.

El confinamiento refuerza los márgenes de represión del régimen de Maduro, pero sin cash motivado por la caída de los precios y la demanda mundial del petróleo, el cuadro financiero se debilita.

El colapso de la industria petrolera venezolana y los efectos de las sanciones internacionales explican esa actitud impávida y sin margen de maniobra por parte del régimen de Maduro ante la actual crisis petrolera, incapaz de ejercer algún tipo de influencia dentro de la OPEP, otrora un escenario geopolítico clave para Venezuela y cada vez más dependiente del tutelaje ruso.

La sobreproducción y el exceso de oferta que presionan a la baja de los precios del crudo toman a Venezuela en el peor momento histórico de su industria petrolera, con una incesante crisis humanitaria también afectada por el colapso sanitario ya anterior al coronavirus.

 

 

 

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.