Sin foto con Trump

Fin de gira sin la reunión más esperada

guaidó
Propietario de la imagen
PanamPost (EE.UU)

Tras el multitudinario encuentro con la diáspora venezolana y latina en el estado de Florida y ser agasajado por el Alcalde de Miami, Francis Suárez, donde recibió las llaves de la ciudad, todo el mundo se pregunta: ¿por qué finalmente no hubo reunión de Trump con Guaidó?

francis

Guaidó con el alcalde de Miami, Francis Suárez. Propiedad de la foto: cubaenmiami (EE.UU)

Esta cita era la más esperada y la que confirmaría, sin atenuantes de ningún tipo, la exitosa gira internacional del presidente encargado. De allí las expectativas y las consecuentes especulaciones sobre qué fue lo que sucedió para que Trump y Guaidó finalmente no tuvieran una foto juntos.

Primero se habló de reunión en la Casa Blanca. Luego, en el exclusivo Mar-a-Lago, en Palm Beach (Florida), propiedad de Trump, tras el show de la Super Bowl 2020 en Miami, este domingo 2 de enero. Pero al final no fue en ninguna de las dos.

Las expectativas sobre ese encuentro con Guaidó aumentaban toda vez el presidente encargado se reunía con la diáspora venezolana en Florida. A ese encuentro asistieron representantes del gobierno de Trump, siendo estos los legisladores Dona Shalala, Debbie Mucarsel-Powell y Debbie Wasserman Schultz, Mario Díaz-Balart y el senador republicano Rick Scott, ex gobernador de Florida. Pero mientras Guaidó departía con la diáspora, Trump jugaba al golf en Palm Beach, a escasa una hora de distancia del Miami Airport Convention Center.

En el recuerdo estaba el hecho de que Trump, en marzo de 2019, sí recibió en la Casa Blanca a Fabiana Rosales, la esposa de Guaidó. También ha recibido al legítimo embajador Carlos Vecchio.

fabiana

Trump con Fabiana Rosales, esposa de Guaidó, durante la recepción en la Casa Blanca. Propiedad de la foto: El País (España)

Por ello, surgen las preguntas: ¿Por qué Trump no podría recibir a Guaidó ahora que estaba en EE.UU? ¿Fue realmente cuestión de incompatibilidad de agendas personales? ¿Se puede considerar que, sin reunión, se degrada el “efecto Guaidó” ante su principal aliado, Trump?

vecchio

Trump con el embajador de Venezuela en Washington, Carlos Vecchio. Propiedad de la foto: Contrapunto (Venezuela)

Al no recibir a Guaidó, Trump se convirtió junto a Pedro Sánchez en el único líder internacional de la gira que no se reunió con el presidente encargado de Venezuela. Sí lo hicieron, por su parte, el presidente colombiano Iván Duque, el primer ministro británico Boris Johnson (en vísperas del Brexit), la canciller alemana Ángela Merkel (en la cumbre de Davos) y el presidente francés Emmanuel Macron, entre otros. Ellos también tenían sus respectivas agendas y sin embargo se reunieron con Guaidó. ¿Por qué entonces Trump no lo hizo?

El tema de las agendas, siendo relevante, se antoja más bien como una excusa. Trump puede estar muy ocupado por el impeachment, los caucus del Partido Demócrata de cara a las presidenciales de noviembre próximo, la tregua en la guerra comercial con China, cómo afectará el brote del coronavirus, el plan de paz para Palestina, la tensión con Irán, el “Russiagate” y el “Ucraniagate”... Pero jugar golf a escasos kilómetros de donde se encontraba su apuesta para la transición en Venezuela, Guaidó, y no concretar al menos un breve encuentro, levanta sospechas de todo tipo.

¿Se está cansando Trump con esta “opción Guaidó” que, entre otros asuntos, llevó a la caída de su ex asesor John Bolton hace meses? ¿Existe pérdida de confianza? ¿Apostó por la discreción? ¿O más bien tiene otros planes? ¿Prefirió no exponerse a una reunión con Guaidó cuando observa movimientos diplomáticos por otros lados, que pueden complicar los planes de la Casa Blanca hacia Venezuela? ¿O cree que Guaidó no tiene el suficiente poder para desalojar al régimen usurpador de Maduro?

Si bien no se pudo realizar la ansiada reunión Trump-Guaidó, esto no empaña la exitosa gira internacional del presidente encargado y su impacto político local una vez regrese a Venezuela. Pero deja un cierto sabor agridulce, la guinda del pastel que faltaba. Por mucho que la administración Trump siga apostando oficialmente por Guaidó, las interrogantes son las que afloran. ¿Hay otros planes en curso? ¿O más bien la reunión será para otra oportunidad? Amanecerá y veremos.

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.