¿Arrepentido? Sánchez estudia “nuevo giro” en la crisis venezolana

Un año después de reconocer a Guaidó

juramentacion
Propietario de la imagen
Periodista Digital (España)

El “Delcygate” y la exitosa gira europea del presidente encargado Juan Guaidó colocan al gobierno de coalición de Pedro Sánchez ante una difícil coyuntura. Por ello, además de la inevitable presión de su aliado de gobierno Unidas PODEMOS, desde La Moncloa se calcula la posibilidad de emprender un nuevo giro respecto a la posición en Venezuela.

Este cambio obedecería a las expectativas frustradas por que el “efecto Guaidó” de propiciar una transición en Venezuela ha sido “un fracaso” según fuentes del PSOE. Este aspecto cobra importancia cuando está por cumplirse un año (5 de febrero) del reconocimiento oficial a Guaidó como presidente legítimo de Venezuela por el entonces gobierno en funciones de Sánchez.

Por ello, desde La Moncloa mantienen la posición de impulsar la convocatoria de elecciones libres en Venezuela pero contando con la colaboración del régimen usurpador de Nicolás Maduro. Pero el “Delcygate” y las presiones desde la oposición por la dimisión del ministro José Luis Ábalos son otros temas complejos para Sánchez y su gobierno.

La posición del Gobierno de Sánchez sobre Venezuela también divide al PSOE en dos vertientes que escenifican públicamente el ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero, visible aliado del régimen de Maduro, y Felipe González, que cargó contra Sánchez por no reunirse con Guaidó.

La idea en Moncloa es “mantener una posición más neutral”, según fuentes gubernamentales, para intentar “mediar” ante una situación que está enquistada y sin visos de solución si Maduro no cede mínimamente. Por ello planea en La Moncloa la posibilidad de que Zapatero vuelva a Venezuela con sus ya conocidas "mediaciones".

Fuentes del ministerio de Exteriores reconocen que España no puede ahora cambiar respecto al reconocimiento a Guaidó que lideró en el seno de la UE. “No podemos desmarcarnos de nuestro socios europeos”, admiten esas fuentes.

La pretensión, por tanto, es aprovechar una cierta sintonía con el chavismo, muy probablemente vía PODEMOS y ZP, con quien en ningún momento se han roto las relaciones oficiales, aunque uno de los temores de quienes defienden la posición actual del Ejecutivo es que eso contribuya a perder la relación con la oposición liderada por Guaidó, que es la otra pieza clave para que cualquier movimiento salga con éxito.

Según fuentes en La Moncloa, en el Gobierno y en el PSOE existe un gran malestar con la actitud que ha mantenido Guaidó en España, donde se ha le han rendido homenajes por parte del PP y Ciudadanos desde la Comunidad y Ayuntamiento de Madrid, toda vez molestó al gobierno la reunión de Guaidó con VOX, lo que supone para los socialistas una “línea roja” que no debería haber traspasado.

Precisamente, el PP exigió este 2 de febrero la comparecencia de Zapatero en la Comisión parlamentaria que leste partido quiere formar en el Congreso para investigar el “Delcygate”. Justifican esta comparecencia ante “la catarata de mentiras” del ministro Ábalos, que ha dicho “una cosa y la contraria” para explicar lo sucedido.

Con todo, Sánchez no tiene un plan inminente para que se materialice este giro en torno a la crisis venezolana, toda vez la misma es prácticamente un tema de política interna para España. Se siguen apostando por unas elecciones libres y transparentes con observadores internacionales pero, ante las dificultades emanadas por esta solución por parte del régimen de Maduro, Sánchez optaría por la convocatoria del Grupo Internacional de Contacto, impulsado por la Unión Europea y en el que están incluidos gobiernos como el de López Obrador en México, afín a Maduro.

Un año después de reconocer a Guaidó, el gobierno de Sánchez con su aliado PODEMOS buscan un giro en su posición sobre la crisis venezolana. Ahora apuestan por la “neutralidad” y la “mediación”, pero siguen manteniendo en España la embajada y los cinco consulados en manos del régimen de Maduro, sin extender reconocimiento al legítimo embajador Antonio Ecarri.

 

 

 

 

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.