¿Cómo queda PODEMOS ante la “caza y captura” de Maduro?

Recibió 7,1 millones del régimen de Chávez y Maduro

pablo
Propietario de la imagen
OK Diario (España)

El fiscal general de EEUU, William P. Barr, ha presentado cargos criminales por narcotráfico y terrorismo contra el régimen de Nicolás Maduro. Tanto el dictador venezolano como su predecesor Hugo Chávez han sido los grandes financiadores de Podemos. En concreto, la fundación CEPS, de la que eran dirigentes Pablo Iglesias y Juan Carlos Monedero, recibió 7,1 millones de euros del régimen chavista.

La cúpula de fundadores del partido morado formada por Iglesias, Monedero y Errejón recibió millones de dólares de la dictadura venezolana. Hugo Chávez personalmente firmó la concesión de 6,7 millones de dólares a Juan Carlos Monedero, Jorge Verstrynge y Pablo Iglesias para “llevar la Revolución a España y luchar contra el capitalismo”, a través de su Fundación CEPS. 

orden

El funcionario tramitador fue Rafael Isea, que era un militar chavista, ministro de Finanzas y Planificación, y que es hoy un ‘arrepentido’ que vive protegido por las autoridades federales de Estados Unidos, donde está refugiado. Precisamente ha sido la Administración de Washington la que hizo llegar estos documentos a la Policía española.

Los documentos que obran en poder de la Policía explican que los pagos aquí firmados se realizaron en los años 2008 (1,9 millones de dólares), 2009, 2010 y 2011 (3,1 millones de dólares) y 2012, 2013, 2014 y 2015 (1,7 millones de dólares), por el propio Isea, antes de escapar en 2013 a Estados Unidos como testigo protegido de la DEA, la Agencia de EEUU contra las drogas. En todo caso, desde el año 2003 la Venezuela chavista venía entregando fondos a la Fundación CEPS, y todos ellos suman la cantidad reseñada.

Peritos calígrafos han autentificado la firma de Chávez “más allá de toda duda razonable”, según indican las fuentes. Esa documentación demuestra que los dirigentes del partido morado no sólo asesoraban a través de su Fundación CEPS al mandatario venezolano, le dictaban los contenidos de su programa televisivo Aló, Presidente y le cantaban las glorias en sus espacios audiovisuales en España como La Tuerka o Fort Apache.

2

También se cobraban en dinero tales conductas para financiar sus actividades, hacer crecer su formación política, organizar sus estructuras, financiar a sus cuadros y lanzar sus campañas. Así, en menos de dos años, han creado de la nada la tercera fuerza política en España, en disposición de “negociar de igual a igual” con el PSOE la formación de un Gobierno.

Y es que según el Punto de Cuenta al Comandante Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, era precisamente el objetivo de crear fuerzas bolivarianas en España el que perseguía el pago de los 6,7 millones de dólares firmado de su puño y letra por Chávez.

 

Iglesias recibió 272.000 $ en un paraíso fiscal

El propio Pablo Iglesias recibió directamente del régimen chavista, y en un paraíso fiscal, el pago de 272.000 dólares. El dinero fue ingresado en el Euro Pacific Bank de las Islas Granadinas, una isla frente a Venezuela, a nombre de Pablo Manuel Iglesias Turrión como demostró la carta de pago en la que no sólo aparecía su nombre completo sino los sellos y las firmas de máximos dirigentes del régimen.

Rodolfo Clemente Marco Torres, ministro del Poder Popular de Economía, Finanzas y Banca Pública, ordenó realizar una transferencia por un total de 272.325 dólares a pagar a Pablo Iglesias Turrión. El encargado de ejecutar la orden de pago fue Carlos Erik Malpica Torres, Tesorero Nacional.

Dicho pago opaco a Pablo Iglesias se realizó a una cuenta bancaria radicada en las islas caribeñas de San Vicente y las Granadinas.

Esta cuenta es de Iglesias, si bien los jerarcas bolivarianos se refieren a él en clave como ‘Santa María’, segundo apellido de su madre, Luisa Turrión. El banco utilizado para llevar a cabo esta operación es el Euro Pacific Bank, con sede Kingstown, capital de la isla San Vicente y las Granadinas.

En la orden de pago que emitieron las autoridades venezolanas para poner en marcha la transferencia de fondos constan las firmas de varios altos cargos del gobierno bolivariano. Hasta ahora se desconocía la existencia de esta cuenta ya que se encontraba oculta en archivos secretos y encriptados del Gobierno venezolano, según fuentes de la investigación.

Sobre esta cuenta se desató una alarma del servicio antiblanqueo venezolano a raíz de una transferencia injustificada de fondos públicos de dicho país. Informes del servicio secreto cubano también documentaban que existía esta cuenta sospechosa de ocultar al dirigente podemita y cuestionaban el pago efectuado.

A raíz de estas informaciones preliminares, la Policía española solicitó información complementaria para certificar que esta cuenta pertenece a Iglesias.

Este dinero es ajeno a los circuitos ya conocidos de financiación de la fundación vinculada a los líderes de Podemos. El Centro de Estudios Políticos y Sociales (CEPS) recibió 4,2 millones de euros por supuestas consultorías al Gobierno venezolano. Y es también un dinero distinto del percibido desde su plataforma mediática, La Tuerka, desde Irán.

Uno de los responsables del pago es un familiar de la esposa de Maduro implicado en operaciones de narcotráfico: Carlos Erick Malpica Flores. En concreto, los dos sobrinos de Nicolás Maduro Cilia Flores que fueron detenidos en Estados Unidos acusados de narcotráfico –uno de ellos, Efraín Antonio Campo Flores, criado como un hijo por el presidente y su esposa– involucraron a otro sobrino de la pareja presidencial en el negocio de la droga. Campo Flores y Francisco Flores de Freites llegaron a asegurar a participantes en la operación de traslado de 800 kilos de cocaína a Estados Unidos que el lavado de dinero podría hacerse a través de la petrolera estatal, PDVSA, para lo que bastaba con llamar a su primo Carlos Erick Malpica Flores, tesorero de la compañía y sobrino también de la Primera Combatiente, como el chavismo llama a la esposa de Maduro.

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.