¡De su propia medicina! Izquierdistas le hacen “escrache” a Pablo Iglesias

A gritos de “¡fuera 'vendeobreros' de la universidad”!

escrache
Propietario de la imagen
OK Diario (España)

Dice el dicho que recogerás lo que siembras”. Pero también aplica el de la vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida”. Y lo que de forma sorprendente recogió el vicepresidente Pablo Iglesias este miércoles 4 de marzo fueron tempestades en su propia Alma Mater, la Universidad Complutense de Madrid.

Pero en este caso no fue por parte de la ultraderecha ni de los “fascistas del siglo XXI”, sino de sus propios “camaradas”, estudiantes y obreros que votan a la izquierda, pero que se sienten traicionados y estafados por el “Marqués de Galapagar”, hoy flamante vicepresidente del gobierno socialista de Pedro Sánchez.

Iglesias recibió una dosis de su propia medicina, del “jarabe democrático” que tanto defendió cuando Mariano Rajoy estaba al frente del Gobierno. Un grupo de estudiantes izquierdistas de la Universidad Complutense le ha abroncado en lo que pretendía ser un regreso triunfal del líder de Podemos a ‘su’ Facultad de Ciencias Políticas, germen del partido morado. Y cosas de la vida, el escrache al vicepresidente se ha producido en la misma sala en la que él coaccionó a Rosa Díez en 2010.

Y en este caso, el cartel del acto era “de lujo”. La charla a la que acudía Iglesias rezaba “Reaccionarismo y fascismo en el siglo XXI”, y contaba con la presencia de nada más y nada menos que el ex presidente de Bolivia, Álvaro García Linera, el “camarada” de la denostada “revolución socialista e indigenista” del ex presidente Evo Morales.

¿Cómo podéis hablar de fascismo cuando habéis permitido decenas de desahucios en Madrid?”, ha gritado un joven desde el público del paraninfo de la Facultad de Ciencias Políticas. Más de una treintena de estudiantes le han apoyado y han acusado a grito pelado de ¡traidores!” y “¡vendeobreros!” al dirigente morado y su equipo. “¡Fuera vende obreros de la universidad!”, han coreado al unísono durante casi un minuto ante la incredulidad de Iglesias, que ha tratado de contenerse ante la atenta mirada del todavía maestro de la Complutense Juan Carlos Monedero.

Dadles un micrófono y que hablen”, ha ordenado Iglesias a los organizadores del acto. Algo que no ha sido necesario porque el portavoz del grupo que protestaba ha expuesto sus ideas a pleno pulmón.

En un primer momento, el resto de los estudiantes presentes, cuando han visto la situación, han contestado a los autores del escrache al grito de “fuera fascistas de la universidad”. Pero les salió el tiro por la culata. Después, tras escuchar las ideas del grupo agitador, han simpatizado con sus compañeros y han tratado de escuchar la respuesta de Iglesias. Sin embargo, el ex profesor de ese centro universitario únicamente ha esgrimido que desde el Gobierno se consiguen algunas mejoras y ha preguntado a los estudiantes críticos sobre el número de desahucios que habían logrado paralizar.”Os lo digo sin paternalismo”, ha indicado el secretario general de los morados. A lo que los autores de la protesta han contestado: “Hemos parado muchos desahucios”. 

Este grupo de estudiantes ha recordado cómo la Concejalía de Derechos Sociales e Igualdad del Gobierno de la alcaldesa Manuela Carmena no acabó con los desahucios de familias obreras. “No sois de izquierda ni de nada, sois iguales que el resto, vivís del cuento, no vais a la raíz del problema que es el capitalismo”, ha defendido este grupo, que se ha presentado como el Frente Obrero. Los estudiantes han acusado a Iglesias de haber provocado “el auge del fascismo” por haber desatendido a la clase obrera.

Ante esto, Iglesias les ha tildado a ellos de ser los “fascistas”. Después de tratar de defender el pragmatismo de su entrada en el Gobierno, el líder morado ha calificado el encontronazo de “poco importante”. Finalmente, el grupo de estudiantes que han abroncado a Iglesias ha abandonado la sala entre críticas a Podemos.

#NoalCastroChavismoenEspaña#

 

 

Video(s)

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.