Decretazos ilegales: Felipe VI se enfrenta a Sánchez e Iglesias y pone en jaque a la Moncloa

Los ramalazos autoritarios del gobierno sociocomunista

Rey
Propietario de la imagen
Archivo: Casa Real

Hay diversas y acreditadas opiniones que consideran que las sucesivas prórrogas del Estado de Alarma están deteriorando la democracia española.

Los ramalazos autoritarios, cuando no dictatoriales, de Pedro Sánchez o Pablo Iglesias están provocando alto grado de preocupación en diversas instituciones del Estado.

Pero el problema para el socialcomunista Gobierno de PSOE-Podemos es que esos decretos de urgencia deben ser rubricados por el Jefe del Estado, el Rey Felipe VI, como marca nuestra Constitución.

Y, tal y como han asegurado a Periodista Digital fuentes próximas a Zarzuela, algunos de los últimos decretos –casi a diario- se han enviado al BOE para su publicación normas que aún no habría podido ni siquiera leer el Monarca.

Las mismas fuentes explican que Don Felipe no aprueba las ‘formas’ de Sánchez y Casa Real le ha hecho llegar una queja directa del Rey porque “vivimos en un régimen democrático y ni siquiera la situación de excepcionalidad permite saltarse la legalidad vigente”. En Zarzuela se afea al Gobierno «el disparate político y jurídico» que supone que el Gobierno, en precaria minoría parlamentaria, apruebe reales decretos, sin negociarlos con nadie”.

Las mismas fuentes próximas a Palacio explican a Periodista Digital que el Rey tiene obligación de sancionar las normas independientemente de su contenido, puesto que se trata de un «acto debido» pero Felipe VI «no aprueba que no se le hayan remitido algunos de los últimos Reales Decretos para que vayan acompañados de su firma formal».

Pero el más grave desencuentro entre el Rey y Sánchez se produjo cuando el Ejecutivo, aprovechando el Estado de Alarma, blindaba la presencia de Pablo Iglesias en la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos de Inteligencia introduciendo con calzador una reforma exprés de la Ley Reguladora del Centro Nacional de Inteligencia de 2002 en el real decreto-ley de “medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19”.

Don Felipe, apuntan las fuentes reseñadas, hacía llegar a Pedro Sánchez sus quejas de este ‘blindaje’ de Iglesias en el CNI con un sólido argumento: No concurre el requisito de la urgencia para introducir en un real decreto-ley el cambio de un órgano colegiado que nada tiene que ver con lo que está ocurriendo.

Pero además del carácter autoritario, estos Reales Decretos se cuentan por errores y han forzado rectificaciones continuas, algo que ha provocado otra queja más de la Casa Real a Moncloa porque en Zarzuela entienden que se está “deteriorando la imagen de la Corona”.

Las relaciones entre Pedro Sánchez y Felipe VI ya eran malas y este Estado de Alarma han empeorado. Tal y como señalan las mismas fuentes, algunos de los actos del Rey, como visitar el hospital de campaña de IFEMA antes que el presidente del Gobierno, han provocado una escalada de las tensiones entre Moncloa y Casa Real.

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.