Delcygate: La fiscalía se niega a investigar a Ábalos

  • por Mary D. Villar
  • 28/10/2020
Propietario de la imagen: Ilustración

Presunta prevaricación y las diferentes versiones del Ministro

La Fiscalía española se opuso este martes a que la Justicia investigue al ministro de Transportes, el socialista José Luis Ábalos, por su encuentro con la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, en el aeropuerto de Madrid el pasado 20 de enero, que generó una fuerte polémica política en España.

El ministerio público que dirige la exministra Dolores Delgado argumenta que las acciones emprendidas por tres partidos políticos se basan en informaciones periodísticas. Añade que no hay pruebas que demuestren que la intervención de Ábalos fuera “más allá de lo estrictamente diplomático” y da por buena la versión del Gobierno de que la mandataria no llegó a pisar suelo español, sino que permaneció en zona de tránsito del aeropuerto de Barajas.

“Desconocemos, puesto que en las querellas no consta, si el querellado, pese a su presencia en el lugar de los hechos durante cierto tiempo, tomó alguna decisión, es decir, no se individualiza la conducta concreta (...) Tampoco existen indicios de que su supuesta intervención fuera más allá del ámbito estrictamente diplomático, ausencia de indicios que no permite adentrarnos en el campo del delito”, dice el documento firmado por la fiscal Ángeles Guillón. La Fiscalía es un cuerpo jerárquico que depende de la fiscal general del Estado, aunque Delgado ha asegurado en varias ocasiones que no interviene en los asuntos que afectan a sus excompañeros de Gabinete. 

El Ministerio pidió al Tribunal Supremo que no tramite, por falta de indicios "suficientes", las querellas presentadas con él por los partidos Laócrata (extraparlamentario) y Vox (extrema derecha), que le atribuyen un delito de prevaricación.

Rodríguez y altos cargos del Gobierno del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, tiene prohibida, por la Unión Europea, la entrada y tránsito en la zona comunitaria de libre circulación Schengen, de la que España forma parte.

El pasado enero medios españoles publicaron que Rodríguez había estado en el aeropuerto madrileño durante una escala y que se había entrevistado con Ábalos, días antes de la llegada del líder opositor Juan Guaidó, reconocido como presidente encargado de Venezuela por unos 50 países, entre ellos España. El asunto causó gran revuelo mediático y político.

El ministro español - que también es el número dos del gobernante Partido Socialista - explicó que no fue una reunión, sino un "encuentro" de 20 o 25 minutos para saludarla

Los dos partidos denunciantes aseguran que Ábalos autorizó a la política venezolana para que "atravesara el espacio aéreo español y aterrizara en el aeropuerto", pese a que "tenía prohibida su estancia y tránsito por el espacio europeo".

Sin embargo, la Fiscalía argumenta que las querellas están basadas "exclusivamente" en artículos de prensa y en la "declaración notarial" de un empleado en el aeropuerto que ni siquiera especifica su puesto laboral, todo ello sin concretar "mínimamente" la participación del querellado en los hechos imputados.

Respecto a la prevaricación, insiste en que los denunciantes  "no concretan cuál es la resolución injusta y arbitraria dictada por el querellado, ni cuáles son los indicios de participación en la decisión que cuestionan".

Por todo ello, el Ministerio Público solicita el archivo de las diligencias, sin perjuicio de las investigaciones de un juzgado de Madrid donde Laócrata, Vox y el conservador Partido Popular (el principal de la oposición parlamentaria) también presentaron sendas denuncias.

La oposición de conservadores y liberales habían solicitado una comisión parlamentaria de investigación, pero la mayoría de los grupos, con el Partido Socialista y Unidas Podemos (izquierda) a la cabeza, que gobiernan en coalición, se opusieron.

Fuente: Caraota Digital