Feijoo en su discurso de Fin de Año advierte: " La estabilidad se entrega como moneda de cambio"

El PSOE de Sánchez prima acuerdos con fuerzas y líderes condenados para fragmentar a España

Presidente de la Xunta de Galicia
Propietario de la imagen
Xunta de Galicia

Alberto Núñez Feijóo ha elegido este año el instituto en el que estudió para dar su tradicional discurso de Fin de Año como presidente de la Xunta de Galicia. Tras sacar pecho del último informe Pisa, que sitúa a la comunidad en cabeza de las autonomías españolas en ciencia y en los primeros puestos en matemáticas, utilizó el dato para contraponer la estabilidad gallega con la inestabilidad política del resto de España y criticar el pacto de gobierno promovido por el PSOE de Pedro Sánchez.

"Galicia no permanece ni permanecerá callada cuando la necesaria estabilidad de nuestra nación común se entrega como moneda de cambio", indicó desde las aulas del instituto Blanco Amor de Ourense, al tiempo que criticó que "se priman" acuerdos con fuerzas y líderes juzgados y condenados que "tienen el propósito confesado y ratificado" de "socavar" primero la España de las Autonomías para luego "fragmentarla mediante procesos de ruptura".

No solo critica el pacto, sino que se descarten "entendimientos basados en la moderación" que "propició la etapa más fecunda de nuestra historia" y también hace hincapié en que la experiencia demuestra que la inestabilidad conduce a la parálisis política y al "retraso interminable de decisiones urgentes", de modo que, a su juicio, la política que propicia la inestabilidad "deja de ser un motor de la sociedad para convertirse en un obstáculo".

El tono del mensaje, amable en la práctica totalidad de sus casi 10 minutos de duración, se endurece al hablar de la situación política y pone el foco sobre la política "cautiva de posiciones extremas", que considera que "altera la armónica convivencia de las personas" y que, en la actualidad, afecta "negativamente" a los intereses gallegos, pues la comunidad sigue esperando por recursos que son suyos y que "están inexplicablemente retenidos por la Administración central".

A la preocupación por la situación general de España añade la "lógica inquietud" que se vive en Galicia por la indefinición de la fecha de finalización de las obras del AVE y que la comunidad "asiste con estupor" a una "errática política" que, a su modo de ver, parece destinada a condenar a una parte del sector industrial gallego, a pesar de su capacidad tecnológica y a su adaptación al mercado, el alusión a la incertidumbre por el futuro que viven la central térmica de As Pontes o la planta de Alcoa en Lugo.

 

"SIN RECHAZAR A NADIE"

Feijóo ha elegido un aula vacía de su instituto para dar su tradicional mensaje porque cree que es el lugar adecuado para "reflexionar" sobre la situación actual de Galicia, que tiene en las escuelas e institutos la "mejor garantía" de que el éxito colectivo va a proseguir en el futuro. Los últimos resultados del informe Pisa los atribuye a un mérito de los escolares, de los educadores, de las familias y también de la sociedad en la que viven, pues la comunidad pasó de "sufrir un sistema educativo precario y desigual" a contar con medios y recursos humanos y materiales que equiparan a esta región con los países más adelantados.

"En aulas como esta se proporciona una Enseñanza Pública de calidad y con igualdad de oportunidades", presume, y avanza que mantendrá su esfuerzo por dotar el sistema educativo gallego de herramientas pedagógicas y también de valores como la tolerancia, para que los gallegos puedan "sentir orgullo de lo que somos sin que eso implique rechazar a nadie", en alusión velada y crítica con situaciones denunciadas en aulas de otros puntos del Estado como Cataluña.

El líder del PP y de la Xunta de Galicia da la bienvenida a un año 2020 que llega en un momento complejo, en una Europa que "afronta serias disyuntivas" y en una España "sometida a sobresaltos". En ese contexto lleno de sorpresas "poco tranquilizadoras", reivindica que Galicia forma parte de los pueblos que consideran la estabilidad como un requisito para el bienestar de las personas.

Citando a Eduardo Blanco Amor, que da nombre a su instituto y a la generación 'Nós' de gallegos ilustres, elogió su "pensamiento integrador" que hoy tiene más vigencia que nunca, "frente a tendencias que empeñan por fraccionar" naciones, pueblos y sociedades. "Juntos somos más fuertes", reivindica, y defiende también el "bilingüismo cordial" que practicó Blanco Amor.

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.