Feijóo quiere ir a las urnas en julio

Sería una “temeridad” ir a las urnas en una fecha tan cercana

Feijóo, durante una visita este martes a la lonja
Propietario de la imagen
EUROPA PRESS

El presidente de la Xunta y del PP gallego, Alberto Núñez Feijóo, quiere ir a las urnas en julio y no en septiembre, límite de la legislatura, porque es el “momento menos inseguro para votar”. Así se lo propondrá este jueves a la oposición, que ya ha expresado su rechazo a esta fecha tan cercana. Esta consulta previa, advirtió este miércoles Feijóo, no quiere decir que la decisión final vaya a nacer del consenso con los demás partidos. Esgrime informes de tres médicos elegidos por el Gobierno gallego que, no obstante, no son unánimes ni contundentes.

El presidente de la Xunta pondrá fecha finalmente a las autonómicas en pleno estado de alarma pese a que al estallar la crisis aseguró que no lo haría para evitar riesgos al electorado. “Esto no es un capricho, no tengo ningún interés”, defiende Feijóo sobre sus repentinas prisas electorales. “Cuanto antes se celebren, menos riesgo de rebrote hay”. Cita un estudio epidemiológico que ha realizado la Xunta con 50.000 tests y que revela que el virus ha circulado muy poco en Galicia. “El 99% de los gallegos” no están inmunizados, por lo que Feijóo augura que la crisis en esta comunidad, hasta ahora entre las menos golpeadas por el coronavirus, puede agravarse mucho con la llegada en verano de turistas procedentes del resto de España.

El Gobierno gallego sostiene que su decisión de reactivar ya el calendario electoral se apoya en la opinión de “los expertos sanitarios”, que prevén un repunte de casos después de agosto. Feijóo apela a un informe de la Consellería de Sanidade y a tres dictámenes sobre la evolución de la pandemia suscritos por médicos externos (dos presidentes de sociedades científicas y un jefe de un hospital público). Estos tres últimos no son unánimes. Uno pronostica un recrudecimiento de la pandemia en la tercera semana de julio; otro ya teme que empiecen a dispararse los contagios “en las dos-tres semanas próximas”; y el tercero admite ciertas hipótesis sobre un rebrote en otoño que no considera determinantes.

El decreto que aprobó Feijóo para suspender la convocatoria del 5 de abril recogía expresamente que la nueva cita con las urnas en Galicia no podía ser fijada hasta que el Gobierno central no levantase el estado de alarma. El director de la Asesoría Jurídica de la Xunta ha suscrito otro informe, también difundido este miércoles, que permite a Feijóo saltarse ese requisito. Se basa en el cambio legal que ha impulsado el Gobierno central, tras un acuerdo con el PNV, y que faculta genéricamente a las comunidades autónomas a celebrar comicios mientras esté vigente esta medida excepcional.

La oposición ya ha avanzado su rechazo a celebrar elecciones en julio. El PSdeG-PSOE considera la fecha “altamente irresponsable” y a su juicio demuestra que la “principal preocupación” de Feijóo en estas semanas “ha sido siempre la cuestión electoral”. Galicia en Común-Anova-Mareas sostiene que “es momento de salvar vidas y reconstruir económicamente el país y no de un proceso electoral” que el BNG califica directamente de “temeridad”.

Los tres días de julio entre los que tendría que elegir Feijóo son el 12, el 19 y el 26, ya que los plazos legales no permiten ir a las urnas el primer domingo de ese mes. Feijóo afirmó este jueves que “sería bueno” que las elecciones gallegas coincidieran con las vascas, como iba a ocurrir en abril y como ocurrió en las últimas tres citas de 2016, 2012 y 2009.

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.