Opositor venezolano ingresa en la prisión de A Coruña a petición del régimen de Maduro

  • por Mary D. Villar
  • 17/06/2021
Propietario de la imagen: Ilustración

El Gobierno de Sánchez ante la encrucijada de la extradición y el corredor de la muerte

Rolando Figueroa abogado de 42 años, miembro de Voluntad Popular, residía en Coruña desde 2017, junto a su mujer, de nacionalidad española, y sus dos hijos, de 12 y 8 años, también españoles. Rolando Figueroa vino a España huyendo de la persecución, la grave crisis humanitaria y por darle un mejor porvenir a sus hijos en un país libre en el que se respeten los Derechos Humanos pero... 

El Consejo de Ministros dio luz verde el 21 de julio sin publicarlo en el BOE. El disidente está acusado de un delito de estafa, pero su defensa cree que hay «una persecución política» 

El letrado del acusado ha solicitado esta semana la suspensión «cautelar y urgente» de la ejecución de la extradición de Figueroa en tanto se resuelva el recurso de amparo que ha presentado ante el Tribunal Constitucional por vulneración de derechos fundamentales en el proceso de extradición.

Además, la defensa ha puesto en conocimiento del Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU este caso «para advertirles de que España está autorizando una extradición de un disidente político venezolano, vulnerando sus derechos y contraviniendo las directivas que la propia Unión Europea ha lanzado en contra del régimen de Maduro».

Rolando ha sido aislado en una celda por el coronavirus y su esposa tiene que lidiar con la burocracia del sistema penitencial para poder conseguir una cita, registrarse y acceder a ver a su marido. 

Las autoridades venezolanas solicitaron su extradición a España en 2018, cuando el presunto delito del que acusan a Figueroa, (estafa agravada en la compraventa de medicamentos) estaba a punto de prescribir. Desde el despacho Oliver Abogados, que defienden a Rolando pro bono, reconocen que una vez más se ha camuflado una persecución política bajo un delito común: la única manera de traerse de vuelta a los opositores que han logrado abandonar el país.  Mary Fe (su esposa) ha explicado que su marido estaba en pleno proceso para solicitar asilo, «pero sin la ayuda de Acnur, de la comisión interministerial o del Defensor del Pueblo eso podría demorar años».

Rolando no es el único venezolano residente en España en el denominado «corredor de la muerte», pues saben cuál será su destino si son extraditados a Caracas. Ernesto Luis Quintero fue detenido en febrero en Madrid y aún continúa en la prisión de Soto del Real a la espera de que se resuelva su petición de asilo.

El régimen también ha solicitado a la Justicia española que entregue a Leopoldo López. La diferencia con el coordinador nacional de Voluntad Popular, es que López sí fue juzgado en Venezuela, algo que ni siquiera ha llegado a ocurrir en el caso de los otros dos venezolanos.