¡Sin dejar rastro! Maduro, la quema del CNE y el fraude electoral que viene

Exclusiva del diario español ABC

cne
Propietario de la imagen
Tn8 TV

El incendio en los almacenes del CNE en Filas de Mariche ocurrido el pasado 7 de marzo, donde se guardaba toda la infraestructura del sistema electoral venezolano, está levantando todo tipo de sospechas que apuntarían como responsable al régimen de Nicolás Maduro, dentro de un pulso por el control del organismo electoral que involucra a dos compañías: Smartmatic y ExClé.

En media hora desaparecieron 49.408 máquinas de votación, 400 papeletas electrónicas (pantallas táctiles con las caras de los candidatos) y 49.323 lectores de huellas. El incendio fue tildado de “sabotaje de la oposición” por la rectora del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, que preside el organismo desde hace 15 años, y que además reiteró que el Estado va a garantizar los procesos electorales estipulados para este año, refiriéndose a las elecciones parlamentarias convocadas para el último trimestre del año.

El fuego que arrasó la maquinaria física de votación fue intencionado. Según la información, el régimen de Maduro estaría detrás del incendio para poder reemplazar toda las máquinas por unas nuevas creadas por el régimen y para la perpetuación del régimen.

En 2013 cuando Maduro casi pierde las elecciones contra Henrique Capriles –por una diferencia de 230.000 sufragios–, la primera orden que dio fue la de implementar un nuevo sistema de votación. Una plataforma que garantizara la supervivencia de la revolución que había heredado, tuviese o no los votos.

Pero no fue hasta 2017 cuando Smartmatic denunció el fraude en los resultados de la Asamblea Nacional Constituyente que se trabajó en un nuevo sistema. En aquel momento, el Gobierno expropió toda la infraestructura que la multinacional había montado en Venezuela, desde los centros regionales que servían como soporte durante los proyectos electorales hasta los servidores, y se los regaló a ExClé, empresa responsable de la base de datos de huellas dactilares de los venezolanos.

ExClé es supuestamente una empresa portuguesa pero que está registrada en Argentina desde hace 20 años.

El CNE tenía dos proveedores principales: Smartmatic, que se encargaba del software y el hardware de votación, y ExClé de la identificación biométrica. Mientras Smartmatic era una empresa global que proveía tecnología de votación a más de 20 países, ExClé tenía -y sigue teniendo- como único cliente al Estado venezolano.

Con el paso del tiempo, y el deterioro de la popularidad del madurismo, ExClé se convirtió en una pieza fundamental del ajedrez político venezolano que hoy, aunque parezca atascado, tiene vía directa con el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), el partido del régimen. Tanto así que reporta y responde al Ejecutivo en más ocasiones que la estatal Pdvsa.

 

La conexión argentina

La relación de ExClé con el régimen chavista comenzó en 2006 cuando trabajó la base de datos de huellas dactilares del CNE. En ese momento Jorge Rodríguez, actual ministro de Comunicaciones, era el presidente de la Junta Nacional Electoral, y se encargaba de la organización técnica de las elecciones. Poco a poco, el presidente de ExClé, el argentino Guillermo San Agustín, fue desarrollando una estrecha relación con Jorge Rodríguez, quien se convirtió en un invitado habitual de sus asados dominicales.

Gracias a su relación con Rodríguez, San Agustín se hizo con jugosos contratos del Estado. En 2009, durante la gestión del mismo Rodríguez en la alcaldía de Caracas, ExClé implementó un sistema automatizado para la recaudación de impuestos. En el año 2013 se encargó del sistema biométrico del Banco de Venezuela, expropiado en 2009.

Actualmente, ExClé ofrece la tecnología para el pago del Petro –la criptomoneda creada por el oficialismo– a través del Carnet de la Patria. Con este último negocio, ExClé rescató a Maduro de sus niveles más bajos de popularidad.

cle

Mientras ExClé subía en la lista de preferencias del madurismo, el mayor Carlos Quintero, ingeniero de sistemas, y asignado al CNE en 2004 directamente por Hugo Chávez, también ascendía dentro de la estructura del organismo comicial. Quintero, conocido por sus supuestos lazos con Jorge Rodríguez y Tareck El Aissami, fue ganando poder por las pausas que debía tomar Tibisay Lucena por su enfermedad. El cáncer de Lucena catapultó a Quintero en el poder.

Tras la debacle electoral de Maduro en las parlamentarias de 2015 –último comicios reconocidos por la comunidad internacional–, se hizo evidente que con el sistema automatizado de Smartmatic una victoria electoral sin los votos era imposible. Maduro exigió entonces una plataforma tecnológica para salvar la revolución. Entendiendo la gravedad del asunto, El Aissami, reúne frente a frente a Maduro y Quintero, quien a partir de ahí comienza a reportarle directamente al presidente.

Cuestión de software: Smartmatic vs ExClé

Al principio, Quintero encarga a ExClé la tarea de modificar el software original de Smartmatic. Se llevaron algunas máquinas a Buenos Aires y desde las oficinas de ExClé, que lidera el hermano de Guillermo San Agustín, Eduardo San Agustín, buscaron una solución técnica a la delicada situación política de Maduro. Probablemente en las elecciones regionales de 2018 utilizaron este software modificado. Sin embargo, no pudieron cambiarlo completamente.

Ante la creciente presión internacional por realizar elecciones presidenciales, Maduro ordenó que ExClé creara un nuevo software desde cero. Tras unos 15 meses, el proyecto seguía siendo un fracaso. Las medidas de seguridad de la máquina Smartmatic impedían a Quintero y a ExClé hacer funcionar un software alterado. Maduro, sin paciencia ni tiempo para esperar el software acorde a sus necesidades, encarga a ExClé y a Quintero una nueva máquina que sí soportase el software que habían estado desarrollando en Argentina.

El humo de las máquinas incendiándose son una señal inequívoca que ExClé tiene ya la máquina de votación que sí soporta el software hecho a la medida del oficialismo.

Más allá de los millones de dólares que pueden estar sobre la mesa para la compra de nuevas máquinas, esta misión es un asunto de vida o muerte para Maduro y sus amigos. Un cambio de gobierno significaría el fin de la vida política de todos estos personajes detrás de ExClé, y ellos lo saben.

Y Maduro siempre tiene un plan B. Si el hardware y software de ExClé muestran que no podrán obrar el milagro, siempre tendrá la opción de ir a elecciones manuales, donde las Fuerzas Armadas de Vladimir Padrino López, resguardarán el voto de cada venezolano.

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.