Huellas en el Sur: Emilio Useche y Yoharlis Linárez en Santa Elena de Uairén

Crónica de nuestra llegada a Venezuela

Huellas en el Sur
Propietario de la imagen
Qué Vaina!

Después de permanecer fuera de Venezuela por más de dos años y recorrer más de 20.000 kilómetros viajando por suramérica para realizar un estudio etnográfico de la migración venezolana en la región, los investigadores de "Huellas en el Sur" regresan a Venezuela y nos narran la crónica de su llegada:

La última ciudad en la que permanecimos, en medio de la cuarentena, fue Florianópolis, una isla al sur de Brasil. Teníamos un vuelo hasta Manaus que salía el 7 de abril, pero unos días antes fue cancelado por la aerolínea y había pospuesto la fecha para el 22 de mayo, sin embargo, lo pudimos cambiar para el 12 de abril. Llegamos a Manaus el lunes 13 y ese mismo día en la noche compramos un pasaje en autobús hasta Boa Vista, con una empresa que está enviando dos unidades diarias hacia esta ciudad. La mayoría de los pasajeros eran migrantes venezolanos. 

Llegamos a Boa Vista y luego de muchos inconvenientes, pudimos trasladarnos hacia Pacaraima. Al llegar a esta población caminamos hasta el puesto de control fronterizo, sellamos la salida de Brasil y seguimos hasta el lado venezolano. Ahí nos recibieron unos funcionarios de la GNB, vestidos con trajes protectores, que nos pidieron la cédula de identidad, tomaron nuestros datos personales, de procedencia y destino. Nos rociaron alcohol por todo el cuerpo y a nuestras mochilas, nos retuvieron la cédula, nos asignaron un número y nos hicieron la prueba de diagnóstico de COVID-19. Éramos los últimos de la jornada, 44 y 45. Al cabo de unos minutos, nos dieron los resultados (todas las personas de la jornada habíamos dado negativo a la prueba). 

El gobernador del estado Bolívar, Justo Noguera, hizo acto de presencia y dio información poco precisa sobre el procedimiento que seguía. Pidió la máxima colaboración y paciencia para facilitar el trabajo de los funcionarios y se retiró.

Separaron a las familias (mujeres y hombres con niños), a los hombres y a las mujeres. A los hombres los dejaron ahí, en un espacio con condiciones muy precarias, sin agua en el baño y con poca atención (ahí se quedó Emilio). A las familias y a las mujeres las trasladaron en un autobús. Seis mujeres (incluida Yoha), dos de ellas con hijos, fueron dejadas en el Destacamento de Asuntos Fronterizos. Ahí recibieron muy buena atención, las hospedaron en una habitación con literas y un baño, les dieron sábanas y tomaron nota de sus necesidades. Los sargentos a cargo (hombres y mujeres) en todo momento fueron muy atentos. Ahí estuvieron dos noches y dos días, les dieron las tres comidas y las cosas que necesitaban para los niños.

A las familias las ubicaron en la Posada Lucas de Santa Elena de Uairén.

A continuación un vídeo de los investigadores antes de su partida a Venezuela:

En la tarde del 14 de abril unificaron a los hombres y a las mujeres y nos trasladaron a la Posada Roraima, en Santa Elena de Uairén. Allí ubicaron a las parejas en habitaciones matrimoniales, a la mujeres con hijos en habitaciones privadas y al resto los distribuyeron en habitaciones compartidas. También nos han dado las tres comidas (nada de calidad, pero lo necesario para sustentarse), tapabocas con regularidad y las atenciones médicas a quienes las han requerido.

Los funcionarios que ha estado a cargo, a pesar de que han tenido buena voluntad, están muy desinformados y desorganizados, pero también hay que reconocer que el comportamiento de la mayoría de los ciudadanos atendidos dificulta mucho la efectividad de los procedimientos.

Luego de esto, nos van a trasladar a otros puntos y se han comprometido a llevarnos a nuestras casas, incluso a nosotros que vamos al estado Táchira.

En todo momento nos han tomado fotos, han grabado vídeos y han mantenido un discurso más religioso que institucional. Sin embargo, hay que reconocer que han desplegado una logística que ha resuelto las necesidades de los migrantes que están retornando al país por la frontera con Brasil, en medio de la pandemia y de la escasez de gasolina

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.